sábado, 23 de febrero de 2013

Nuestra Misión



MISIÓN



Formar docentes con las actitudes de Jesús Pastor, hombres y mujeres con calidad humana y excelencia académica para ser gestores de una nueva sociedad en medio de los desafíos actuales.

Uno.
Es la misión de la escuela Normal, pero también de los alumnos, de los docentes, de los directivos, del personal de apoyo, incluso de los padres de familia. La misión indica claramente el para qué coincidimos en este espacio que es la escuela y en este tiempo que son los cuatro años que dura la carrera.
El elemento central es que estamos aquí para FORMAR DOCENTES, todo el personal de la institución es formador de docentes, estamos comunicando a los alumnos cómo se es docente. Y lo hacemos en las clases, en las actividades cívicas, deportivas, culturales, sociales, en la convivencia, en el trato diario, en las actitudes al interior del salón.
Los alumnos están en la escuela para FORMARSE COMO DOCENTES, eso es lo central. Esto indica en primer lugar un compromiso personal de cada uno de querer ser docente, de que se vaya identificando con este modo de vida. Posiblemente alguno todavía esté en búsqueda de su vocación o no esté seguro de que éste es su camino, y sólo lo sabrá si se mantiene en esta interiorización del ser docente.
Sin embargo hay algo muy característico de nuestra Escuela Normal y es que el modo de ser docente es según el paradigma de Jesús Pastor. Eso marca la distinción entre ser egresado de otra escuela normal y la nuestra, es el sello institucional. Esas actitudes del Pastor están contenidas en los valores que favorece la escuela.
El personal (catedráticos, directivos, personal de apoyo, intendentes) de la escuela es el Pastor que guía a los alumnos y les enseña cómo ser pastores, a través de su comportamiento, comentarios, clases, formas de relación. Por su parte, los alumnos van aprendiendo a ser pastores porque tendrán un grupo a su cargo, ya como docentes, al cual fueron enviados a pastorear. Incluso, desde la observación, las prácticas docentes y el trabajo docente, ya están asumiendo poco a poco su ser de pastores.
Sea esto una invitación a toda la comunidad educativa de la Normal a ir interizando nuestro ser de pastores. 
Continuará...